Casa da Ribeira

La Casa da Ribeira queda junto a la pequeña Ribeira da Galega, que atraviesa la aldea de Água Formosa.   Exteriormente mantiene su aspecto original.  En su interior, la decoración es contemporánea y confortable.  Además de las gruesas paredes de barro y pizarra cuenta con ventanas y puertas  de aislamiento térmico y acústico. 

La casa se divide en dos plantas.  En el nivel del suelo hay una amplia concina donde destaca un gran ventanal rectangular que permite ver las huertas de la ribera.  El suelo es de placas de pizarra natural con calefacción radiante.

En la planta superior, a la que se accede por una escalera interior, existe también acceso directo a la calle por una pequeña terraza.  Hay una habitación de piedra vista, un baño y una pequeña sala dotada de sofá-cama.   Todo un ambiente intimista en el interior de Portugal.