Casa da Laje

La Casa da Laje queda también junto a la pequeña ribera que desemboca en la Ribeira da Galega y que atraviesa la aldea de Àgua Formosa.   Exteriormente mantiene su aspecto original, pero su interior está dotado de una decoración contemporánea y confortable.   

Además de sus gruesas paredes de barro y xisto (pizarra), las puertas y ventanas están dotadas de aislamiento térmico y acústico.    La casa se divide en dos pisos.  El nivel inferior tiene una sala con cocina y donde destaca una gran puerta de vidrio que va a dar a un pequeño patio que permite ver el cauce del agua y las huertas.   En este piso hay también un baño.  El suelo está dotado de placas de pizarra con calefacción radiante.

A la planta superior se accede por una escalera interior o directamente desde el exterior. Hay dos habitaciones y el otro baño.  La habitación tiene cama de matrimonio de dos ventanas y otra habitación con un sofá transformable en dos camas individuales con una vidriera que permite una hermosa vista al exterior.   Es un espacio ideal para una sala de lectura.